La automatización y el futuro del empleo

Por Daron Acemoglu.

Nos encontramos en medio de grandes cambios transformadores en el mercado laboral en muchas economías desarrolladas. En el centro de esta transformación hay una ola de tecnologías basadas en el chip informático, que tienen como objetivo automatizar una serie de tareas antes realizadas por la fuerza de trabajo humana. Los avances en inteligencia artificial y robótica son la próxima fase potencialmente poderosa de esta ola. A pesar de los numerosos debates sobre la automatización y lo que significa para el futuro de los mercados laborales, estamos lejos de un marco integral donde estudiar cómo la automatización afecta el funcionamiento de los mercados laborales modernos, y de contar con un cuerpo de trabajo empírico que proporcione estimaciones confiables sobre su impacto en el empleo, los salarios y la productividad.

Este ensayo proporciona un panorama de un marco conceptual para comprender las implicancias de la automatización, y una breve discusión de algunos trabajos recientes sobre el impacto de la robotización en el mercado laboral de EE. UU. Comienzo con una breve recapitulación de la forma canónica en que los economistas y los macroeconomistas piensan sobre los efectos de las tecnologías, incluidas aquellas basadas en computadoras, sobre la desigualdad. Luego explico por qué este marco no solo es restrictivo, sino que va en contra de varios puntos clave de los mercados laborales de EE. UU., incluso aún más después de la aparición de las tecnologías de automatización. Tras delinear un marco alternativo y sus implicaciones en los salarios y el empleo, paso a una breve discusión acerca de la reciente evidencia de los efectos de un tipo destacado de tecnología de automatización, la robótica, sobre los salarios y el empleo.

TECNOLOGÍAS FACILITADORAS

El marco canónico utilizado por los macroeconomistas y los especialistas en el mercado laboral para pensar acerca de los efectos de la tecnología en los salarios y el empleo se puede resumir como la visión tecnológica facilitadora. Bajo esta visión, las nuevas tecnologías se conceptualizan como un factor que aumenta las capacidades de algunos trabajadores y les permite realizar nuevas funciones, aumentando así su productividad. Podría decirse que la primera computadora, el mecanismo de Antikythera, es un ejemplo de una tecnología facilitadora de la antigua Grecia alrededor del año 200 AC.

Este mecanismo permitió a los primeros astrónomos expertos calcular las posiciones de las estrellas y los planetas, un logro sorprendente que no hubiera sido posible sin esta tecnología. Los ejemplos modernos incluyen las máquinas de diseño asistido por computadora (CAD, por sus siglas en inglés), que aumentan la productividad de los trabajadores calificados, las tareas de diseño y la PC, que se han convertido en una ayuda indispensable para todo tipo de trabajadores administrativos y gerenciales.

Como estos ejemplos ilustran, incluso en la visión de tecnología facilitadora, las nuevas tecnologías ayudarán a ciertos tipos de trabajadores más que a otros y, por lo tanto, podrían generar un impacto en la desigualdad. De hecho, esta es la clave del marco canónico para el análisis del mercado laboral y la igualdad presentado por primera vez por el economista holandés Jan Tinbergen, que luego se desarrolla y se aplica de manera fructífera a los datos en muchos entornos.  Se obtiene una implicación importante de este marco al postular que la productividad y la demanda de trabajadores altamente calificados aumenta más rápidamente con el tiempo respecto de los trabajadores de baja calificación, aumentando la prima salarial del primer grupo. Sin embargo, esta tendencia puede ser contrarrestada por un aumento en la oferta de trabajadores altamente calificados, lo cual es la base de la famosa carrera de Tinbergen entre la tecnología y el suministro de educación. De acuerdo con esta perspectiva, las primas por  calificación y la desigualdad salarial aumentan cuando la tecnología evoluciona más rápidamente que la oferta de calificaciones, y se contrae cuando la oferta toma la delantera respecto a la tecnología.

Aunque este marco ha sido extremadamente útil para interpretar las tendencias generales en el mercado laboral de los Estados Unidos y otras economías avanzadas, enfrenta al menos tres desafíos fundamentales. El primero es que, a pesar de su éxito inicial en la descripción de los cambios en la prima universitaria (ingresos promedio de los trabajadores con estudios universitarios en relación a los de graduados de secundaria), este marco ha sido mucho menos exitoso recientemente.

En segundo lugar, y aún más críticamente, la visión de la tecnología facilitadora implica que cualquier mejora en la tecnología debería conducir a salarios más altos para todos los tipos de trabajadores. Pero la caída en los salarios de los trabajadores de educación baja ha sido la norma, no la excepción en los últimos 30 años en el mercado laboral de EE. UU. En particular, los salarios reales de los trabajadores con nivel educativo inferior al secundario, secundario completo o algún estudio universitario han caído bruscamente desde principios de los años setenta. La incapacidad de este marco canónico para explicar el fenómeno omnipresente de la disminución de los salarios reales de ciertos grupos de trabajadores es uno de sus defectos más discordantes.

En tercer lugar, una mirada más detallada a la distribución de los salarios muestra que existen dinámicas más ricas que las que pueden explicarse mediante un marco en el que la desigualdad se crea mediante el cambio de recompensas hacia un tipo de habilidad único y bien definido. En particular, los salarios muy bajos, el mediano y los muy altos se mueven de manera muy diferente en distintos períodos de tiempo. En particular, en contraste con la visión simple del cambio tecnológico sesgado hacia el trabajo calificado, no vemos una apertura de la brecha entre los salarios medianos y bajos. Por el contrario, después de un período de fuertes caídas en la parte inferior de la distribución salarial, hay un período prolongado desde mediados de los años ochenta hasta mediados de los noventa, donde los salarios en la base aumentan más rápidamente que los salarios en el medio de la distribución.

En contraste con una visión basada en que las tecnologías facilitadoras ayudan a los trabajadores más calificados, vemos un rápido crecimiento del empleo en la parte inferior de la distribución de salarios tanto en la década de 1990 como en la de 2000. El cuadro que surge a partir de esto, por lo tanto, es uno en el cual la economía está generando considerablemente más empleo en ocupaciones peor remuneradas que en ocupaciones en el medio de la distribución salarial.

Finalmente, también podemos verificar que esto no es solo un fenómeno de los EE. UU. Las ocupaciones de pago medio se han contraído en todos los países europeos entre 1993 y 2006, lo que sugiere fuertemente que los patrones de empleo que presenciamos en los Estados Unidos se deben a tendencias tecnológicas en común más que a factores idiosincrásicos de los EE.UU.

TECNOLOGÍAS SUSTITUTIVAS Y AUTOMATIZACIÓN

La alternativa al enfoque de las tecnologías facilitadoras es conceptualizar las nuevas tecnologías como reemplazos explícitos del trabajo en algunas tareas. Por supuesto, en la práctica, algunas tecnologías serán facilitadoras, al igual que el mecanismo de Antikythera o tecnologías de diseño asistido por ordenador, mientras que otras serán sustitutivas. La perspectiva en este ensayo es que muchas de las nuevas tecnologías que transforman el mercado laboral no son del tipo facilitador, sino que claramente reemplazan y desplazan al trabajo, y esto tiene consecuencias de gran alcance.

El clásico ejemplo histórico de tecnología sustitutiva es el Jacquard Loom, un telar mecánico inventado en 1801, que simplificó significativamente los intrincados procesos de la fabricación textil. Hoy en día, varias tecnologías de automatización basadas en computadoras, como los  cajeros automáticos, inventarios computarizados y máquinas de clasificación de correo son ejemplos de tecnologías de reemplazo. La mayoría de las principales tecnologías de reemplazo que ya comenzaron a extenderse en la economía son los robots industriales, que se encargan de varias tareas antes realizadas por trabajadores industriales semicalificados, y la inteligencia artificial, que promete reemplazar a los trabajadores en muchas ocupaciones especializadas que van desde asistentes legales hasta contadores e incluso algunos puestos de mando medio.

Conceptualmente, podemos dar sentido a la sustitución tecnológica abandonando la forma reducida de la relación entre la tecnología y los factores de producción utilizados anteriormente, y pensando en cambio en términos de tareas que deben realizarse para la producción.

Además de la riqueza descriptiva de este marco basado en tareas, tiene la ventaja de proporcionar un marco conceptual en el que los desafíos que enfrenta la visión de las tecnologías facilitadoras se pueden resolver fácilmente. En particular, en este marco:

  • En contraste con el marco estándar basado en tecnologías facilitadoras, la tecnología sustitutiva puede reducir los salarios. Esto se contrapone a las predicciones del modelo canónico que discutimos en la sección anterior. La clave es la diferencia entre las tecnologías facilitadoras y las sustitutivas. Como ya se señaló, las tecnologías facilitadoras, al aumentar un tipo de trabajo u otro, siempre aumentan la demanda de ambos factores de producción. Este no es el caso de las tecnologías de reemplazo. Incluso con un solo tipo de trabajo compitiendo contra la tecnología o el capital, una serie de tareas que cambian de trabajo a capital puede reducir los salarios. Este efecto se fortalece aún más si hay múltiples tipos de trabajo, y las nuevas tecnologías eliminan directamente algunas de las tareas realizadas por un tipo específico de trabajo (por ejemplo, trabajadores u operadores manufactureros semi-calificados).
  • Por las mismas razones que las articuladas en el punto anterior, las tecnologías de reemplazo desplazan a los trabajadores y pueden causar desempleo.
  • Si las nuevas tecnologías reemplazan las tareas ubicadas en el medio de la distribución salarial, causarán una polarización del empleo. Intuitivamente, estas nuevas tecnologías eliminarán las ocupaciones de pago medio y, por lo tanto, la distribución salarial general tendrá un sector medio más reducido, en cierto sentido “hueco”, causando polarización salarial. Curiosamente, debido a que los trabajadores desplazados del sector medio de la distribución salarial por la tecnología competirán con otros, los cambios en la estructura del empleo pueden deslindarse de los patrones de crecimiento salarial. Como resultado, podemos esperar encontrar un crecimiento más rápido del empleo en ocupaciones de menor remuneración, ya que los desplazados por la tecnología también buscan empleo en estas ocupaciones, lo que se confirma por los cambios en la estructura laboral que se muestran en la siguiente figura, pero esto no necesariamente implica un crecimiento salarial más rápido en estas ocupaciones en expansión.

También vale la pena señalar que la relevancia de las tecnologías de reemplazo también se debe al hecho de que muchas de las principales olas tecnológicas recientes, que han incluido avances en automatización, robótica e inteligencia artificial, se ajustan mucho más a la conceptualización de las nuevas tecnologías. De hecho, la expansión de los robots industriales es un caso de estudio perfecto para las tecnologías sustitutivas, el cual abordaremos a continuación.

ROBOTS, EMPLEOS Y SALARIOS

Entonces, ¿qué sabemos sobre los efectos de la automatización o, más específicamente, de los robots en los empleos y los salarios? ¿Tienden a aumentar los salarios para todos los tipos de trabajadores como implicaría el enfoque de las tecnologías facilitadoras? ¿O desplazan a muchos tipos de trabajadores, reduciendo su empleo y sus salarios como sostiene la visión de las tecnologías sustitutivas?

A pesar de la reciente ubicuidad de este tipo de tecnologías, sabemos sorprendentemente poco sobre estas cuestiones. La mayoría de lo que sabemos proviene de estudios que investigan qué tan factible es automatizar los trabajos existentes dados los avances tecnológicos actuales y presuntos. Por ejemplo, Frey y Osborne (2013) clasifican 702 ocupaciones según cuán susceptibles  son a la automatización en función del conjunto actual de tareas que realizan. Llegan a la conclusión de que en las próximas dos décadas, el 47 por ciento de los trabajadores estadounidenses estarán amenazados por la automatización. Un informe reciente de McKinsey aplica esta metodología de una manera algo diferente, pero llega a conclusiones similares: el 45 por ciento de los trabajadores estadounidenses están en riesgo de perder sus empleos debido a la automatización. El estudio de viabilidad del Banco Mundial supera estas estimaciones y considera que el 57 por ciento de los puestos de trabajo en los países de la OCDE podría automatizarse y disolverse en el transcurso de las próximas dos décadas.

Pero hay varias razones para no confiar plenamente en las conclusiones de estos estudios. Primero, es notoriamente difícil estimar qué empleos se pueden automatizar por completo. Por ejemplo, otro trabajo que utiliza la misma metodología, Arntz, Gregory, y Zierahn (2016), llega a una conclusión muy diferente, ya que mantiene que dentro de una ocupación, muchos trabajadores se especializan en tareas que no se pueden automatizar fácilmente. Su conclusión es que una vez que se tiene en cuenta este tipo de especialización, solo alrededor del 9 por ciento de los empleos en la OCDE están en riesgo. En segundo lugar, aún más fundamental, estos enfoques de viabilidad no tienen en cuenta las respuestas económicas de equilibrio. La viabilidad de la automatización de una tarea no implica que a las empresas les resultará rentable automatizarla. Y, lo que es más importante, los impactos completos (y discutiblemente interesantes) en el mercado laboral de las nuevas tecnologías dependen no solo de dónde la automatización y la robótica podrían tener un impacto directo, sino también de cómo se ajustará el resto de la economía. Durante varios episodios de grandes cambios tecnológicos (incluida la automatización rápida), otros sectores y ocupaciones, a veces nuevos, se han expandido, manteniendo el empleo y los salarios elevados.

Un trabajo reciente de Acemoglu y Restrepo (2017),  titulado ‘Los robots y el empleo: La evidencia de los mercados de trabajo de los Estados Unidos’, va más allá de estos estudios de factibilidad para estimar el impacto de equilibrio de los robots industriales sobre el empleo y los salarios. Los robots industriales están definidos por la Federación Internacional de Robótica (IFR) como “una máquina controlada, reprogramable y multipropósito”. Es decir, los robots industriales son máquinas que no necesitan un operador humano y que pueden programarse para realizar varias tareas manuales, como soldar, pintar, ensamblar, manejar materiales o empaquetar. Desde 1993, los robots industriales se han extendido en los puestos de trabajo, con un stock global que llega a más de 1,5 millones en la actualidad. La mayoría de los expertos calculan que los robots serán mucho más ubicuos en la próxima década.

Acemoglu y Restrepo (2017) se centran en los efectos de la robotización en el mercado laboral local. Su estrategia empírica se basa en una medición del cambio a partir de la exposición a los robots, construida con datos del IFR sobre el aumento en el uso de robots entre 19 industrias (aproximadamente a dos dígitos del clasificador industrial) y sus tasas de empleo en los censos antes del inicio de avances robóticos recientes (en la práctica, 1990). Esta medición del cambio por la exposición a los robots captura la variación en la distribución del empleo industrial por áreas alrededor de 1990. El razonamiento de esta medición proviene de un modelo simple de automatización y efectos de los robots industriales, que intuitivamente se basa en el hecho de que la incorporación de robots a nivel industrial  en los Estados Unidos estará relacionada con otras tendencias industriales o con las condiciones económicas en las zonas de conmutación especializadas de una industria, la relación entre la exposición a los robots y los resultados del mercado laboral podrían estar confundidas. Para solucionar este problema, Acemoglu y Restrepo (2017) utilizan los niveles industriales de propagación de los robots entre 1990 y 2007 en otras economías avanzadas, con el fin de representar las mejoras en las fronteras tecnológicas a nivel mundial de los robots, como un instrumento de tendencias de la industria en los Estados Unidos. Aunque no es una panacea por todas las fuentes de sesgos de variables omitidas, esta estrategia tiene la ventaja de centrarse en la variación que resulta únicamente de las industrias en las que el uso de robots ha sido concurrente en todas o en la mayoría de las economías avanzadas. Además, debido a que los datos a nivel industrial de IFR comienzan a partir del 2004 en los Estados Unidos, pero en 1993 en varios países europeos, esta estrategia también nos permite estudiar el impacto de los robots industriales desde 1990 hasta 2007.

El uso de esta estrategia conduce a estimaciones bastante precisas, grandes y negativas acerca del impacto de los robots sobre el empleo y los salarios, muy en línea con la visión mundial de las tecnologías de reemplazo. En particular, en las zonas que experimentaron el mayor aumento en la exposición a los robots, se calculan disminuciones de empleo y salarios entre 1990 y 2007. Hay muchas inquietudes respecto a la interpretación de estos resultados, especialmente debido a otros cambios que afectan a los mercados laborales locales en los Estados Unidos que se podrían confundir con los efectos de la robotización. Sin embargo, estas estimaciones parecen ser muy robustas después de controlar por la composición de la industria, características demográficas  y factores competitivos que afectan a los trabajadores en las zonas de conmutación, en particular, la exposición a las importaciones procedentes de China y la disminución de empleos rutinarios por el uso de softwares de procesamiento de datos. Quizás, lo que es más importante, la mayoría de las zonas de conmutación afectadas no parecen tener una tendencia diferencial antes de la aparición del creciente uso de los robots alrededor de 1990.

Cuantitativamente, estas estimaciones implican que un nuevo robot por cada mil trabajadores reduce la tasa empleo-población de Estados Unidos en 0.18-0.34 puntos porcentuales y los salarios promedio en 0.25-0.5 por ciento. Los efectos en el empleo son equivalentes a que, por cada nuevo robot hay una reducción del empleo agregado de aproximadamente tres trabajadores, lo que no resulta inverosímil.

Al parecer, los efectos de la robotización se concentran en las industrias más fuertemente automatizadas; en el trabajo manual rutinario, manual no rutinario y ocupaciones del tipo operarias (blue-collar); y en trabajadores con educación inferior a la universitaria. Los efectos en hombres y mujeres son similares, aunque algo mayores en los hombres.

CONCLUSIÓN

Para entender los cambios transformadores que nuestra economía y el mercado laboral están atravesando, debemos alejarnos de la manera canónica en que los economistas piensan la tecnología, como una corriente que arrastra todos los navíos. Muchas tecnologías, que este ensayo ha denominado “tecnologías sustitutivas”, desplazan a los trabajadores al reemplazar las tareas realizadas anteriormente mediante mano de obra humana por maquinarias. Pueden reducir, a corto y mediano plazo, los salarios y el empleo. Esto hace que sea crucial desarrollar un enfoque más amplio para estudiar el ajuste de la economía frente a las nuevas tecnologías, ya que el libre ajuste económico creará dificultades considerables para muchos trabajadores.

Tras proporcionar una breve descripción de esta estructura conceptual y de cómo difiere del enfoque canónico en la economía, este ensayo resumió el trabajo reciente sobre el efecto de un ejemplo de este tipo de sustitución de tecnología, los robots, sobre el empleo y los salarios. La evidencia indica grandes pérdidas de salarios y empleo como resultado de la introducción de robots industriales en el sector manufacturero.

 

 

Artículo publicado originalmente en idioma inglés en Technology Academics Policy en TNIT News. Agradecemos al equipo editorial y su autor, el profesor Daron Acemoglu, por autorizar su reproducción.  

 

Entrevista a Jean Tirole: “Hay que proteger al trabajador, no al empleo”

Un día, el economista francés Jean Tirole salió a la calle y la gente empezó a pararle en todas las esquinas. “Por favor, necesitamos un libro de economía que podamos entender”, le imploraban como si fuera un Mesías. Tirole había recibido en esos días el Premio Nobel de Economía (2014). Entonces decidió escribir un libro para el gran público. Le salió uno de 577 páginas que ha sido un éxito en Francia. Se titula La economía del bien común. Ahora se ha lanzado en España con la editorial Taurus. El libro se presentó en la Fundación Rafael del Pino de Madrid, donde tuvo lugar esta entrevista.

¿Y qué es la economía del bien común? “La economía no está ni al servicio de la propiedad privada y los intereses individuales, ni de los que querrían utilizar al Estado para imponer sus valores”, dice Tirole al comienzo del libro. “La economía está al servicio del bien común para lograr un mundo mejor“. Punto.
Tirole, nacido en Troyes en 1953, se graduó como ingeniero en la Escuela Politécnica de París, y luego obtuvo un doctorado en matemáticas en la Universidad París-Dauphine. Pero su gran empujón lo recibió cuando se fue a EEUU a estudiar al Massachusetts Institute of Technology (MIT), donde salió en 1981 con un doctorado en Ciencias Económicas. El libro explica al gran público parte de los trabajos que le hicieron ganar el Nobel. ¿Por qué la economía es tan difícil de entender? ¿Cuáles son los límites del mercado? ¿Por qué algunas medidas sociales tienen un reverso tenebroso? ¿Cuáles son los desafíos de las nuevas tecnologías? ¿Cuándo se debe parar los pies al Estado?

P: ¿Alguien le dio consejos para escribir para todos los públicos?
R: Es la primera vez que escribo para grandes audiencias. Yo había escrito para políticos, o expertos como economistas o empresas. El problema es que hablamos con jerga académica, y el inconveniente era producir algo que la gente pudiera entender, porque siempre damos las cosas por supuestas.
P: ¿No es esa postura parte de su idea de bien común?
R: Sí. Es importante extender nuestro conocimiento.
P: Usted dice en el libro que uno de los problemas de la crisis de 2008 fue que los economistas no informaron bien a la gente.
R: Por ejemplo, en España había una burbuja financiera y había expertos que lo sabían. El Banco de España lo avisó. Pero no fueron capaces de hacerlo entender a las grandes audiencias.
P: Usted empieza el libro hablando de los sesgos cognitivos, es decir, cómo nuestros razonamientos económicos están influidos por prejuicios ocultos.
R: Si no entendemos los sesgos cognitivos, será difícil comprender por qué la gente hace ciertas cosas: por qué postergamos nuestros deberes (procrastinar), o lo relativo al consumo de alcohol, los ahorros…
P: ¿Fue el Brexit un sesgo cognitivo?
R: No. Fue un caso claro de información imperfecta. Les hicieron creer a los británicos que lo harían mejor con el Brexit que sin el BrexitTenían una idea equivocada sobre lo que se ahorrarían si no aportaban nada al presupuesto de la UE. Y que el proteccionismo les beneficiaría.
P: Y que los inmigrantes les robaban el trabajo…
R: Mire: los inmigrantes no roban el trabajo. La gente no lo entiende porque cree que hay una cantidad limitada de empleo. A corto plazo, puede ser que haya una cantidad limitada de empleo, al igual que a corto plazo hay una cantidad limitada de libros. Pero, los países que tienen inmigrantes, no poseen un alto nivel de paro. EEUU, Escandinavia, Gran Bretaña y Alemania tienen muchos inmigrantes y bajas tasas de desempleo.
P: Resuélvame un enigma: ¿cómo es posible que muchos trabajadores norteamericanos crean que Trump les devolverá el empleo, cuando en ese país casi no hay desempleo,
R: Porque hay parte de EEUU que se ha vuelto muy rica y con elevados ingresos, pero los pobres sólo han tenido un incremento salarial del 6% en muchos años. La globalización ha hecho más rica a EEUU en general, pero ha sido desigual. Si alguien pierde su puesto de trabajo en el Medio Oeste, no va a encontrar un empleo parecido en un entorno parecido, sino que se tiene que trasladar a otro sitio, y cambiar de empleo. Eso ha creado descontento. Trump ha explotado ese descontento, ofreciendo las soluciones equivocadas.
P: La película Gran Torino, de Clint Eastwood, retrata a un trabajador retirado de Ford que se siente amenazado por los inmigrantes. ¿No le parece un retrato de EEUU?
R: Cierto. Cada país tiene sus propias películas sobre ese fenómeno. En Francia es La Loi du Marché [La ley del mercado]. Ganó un premio en Cannes. Es un desempleado que encuentra trabajo en un supermercado, pero en realidad ese empleo no se ajusta a sus capacidades, y se pelea con el jefe. Películas como esas reflejan lo que la gente ha sufrido con la evolución de la economía. Es una realidad. Yo soy partidario de la globalización, porque ha sido buena en general, pero no hemos prestado suficiente atención a los perdedores de esa globalización. Y los populistas lo están explotando de una manera equivocada.
P: En España hay nuevos partidos que lo están explotando.
R: España ha sufrido mucho la crisis económica. La gente hace bien en quejarse, pero no tanto en escoger las medidas adecuadas.
P: ¿Y qué le parece la crisis de Venezuela?
R: Venezuela es exactamente la forma más equivocada de hacer las cosas. Debería ser un país muy rico pues tienen las mayores reservas de petróleo del mundo, y es un país relativamente pequeño con 30 millones de habitantes.
P: Noruega tiene petróleo, es pequeña, pero es muy rica. Venezuela, no: ¿por qué?
R: Porque si usted escoge las políticas equivocadas puede empobrecer el país. Eso sucede con Corea del Norte y Sur. Sucedió con Alemania del Este y del Oeste. No es una diferencia de ingresos del 10% entre uno y otro. Es una diferencia bestial. En Francia hay gente que piensa que Venezuela es un modelo, y eso me extraña: no saben lo que realmente pasa allí. No ven lo que está detrás del telón.
P: En su libro habla sobre el impacto de la tecnología en el empleo. Si yo fuera un taxista, ¿me recomendaría Uber
R: Eso se va a quedar obsoleto muy pronto debido a la llegada de los coches autónomos. De aquí a 10 años, creo que no habrá taxis. Si eres taxista, hay dos formas de reaccionar ante Uber. O tratas de competir con Uber y ser más eficiente -y es lo que tratan de hacer los taxistas en París-, o bien bloqueas las calles sin cambiar tus costumbres -que es lo que están haciendo en Toulouse-. Me gusta el servicio de Uber porque es muy bueno. Claro que hay que nivelar algunas cosas con los taxis, como tener el mismo régimen de cotizaciones a la Seguridad Social. Pero es verdad que el servicio de taxis en Francia es muy malo, caro, de baja calidad y algunos te engañan.
P: ¿Qué pregunta debemos hacernos ante todo eso?
R: La pregunta crucial es cómo la economía digital va a cambiar tu trabajo y el mundo. Está cambiando todo. Tu empleo y el mío. Eso no es nuevo. Siempre ha habido una preocupación por el impacto de la tecnología en el empleo. Pero, antes, ese impacto era relativamente lento. Ahora es que lo hace muy rápidamente.
P: ¿Exponencialmente?
R: Sí: los trabajos están cambiando muy rápidamente. Por ejemplo, con la genética, los tests de sangre y las computadoras, vamos a tener diagnósticos médicos muy precisos. ¿Cómo va a ser el empleo del médico en 10 años? Completamente diferente. El trabajo de un profesor va a ser diferente. Quizá yo pierda mi trabajo como profesor en cinco o 10 años. Tenemos que prepararnos. Y aquí es donde surgen las soluciones buenas y malas. La mala es tratar de proteger los empleos. Como digo en mi libro, hay que proteger a los trabajadores, no a los empleos. Hay que proteger a la gente. Porque los empleos van a cambiar en el futuro. Hay que proteger a los trabajadores dándoles seguridad social, por supuesto, y además entrenamiento, educación… Creo que no invertimos lo suficiente en educación. Hay que tener una formación permanente, para que la gente aprenda nuevas habilidades. Y las tenemos que aprender todo el tiempo.
P: Si yo fuera un estudiante, ¿qué me recomendaría?
R: La educación también va a cambiar. Tendremos que enseñar a la gente cómo aprender más, y quizá no darles tanto conocimiento. En la Wikipedia ya puedes encontrar conocimiento. Incluso un médico con determinado software puede aprender genética y hacer tests. El conocimiento es algo menos importante, porque ya es accesible a todo el mundo inmediatamente a través de los ordenadores. Pensar es más importante. La manera en que pensamos, la manera en que adaptamos nuestro conocimiento para crear nuevas habilidades, es más importante. Tendremos que reentrenarnos todo el tiempo. No es fácil
P: ¿Me está diciendo que hay que aprender cómo aprender?
R: Hasta los profesores van a tener que adaptarse a esta tendencia. Cuando doy clase, trato de no darles a los estudiantes mucho conocimiento porque eso ya lo obtienen de los libros y de los artículos. Trato de decirles. “He aquí una situación: ¿qué piensas de eso? ¿Qué piensas de esa medida?”.
P: Como Sócrates. Ayudarles a pensar.
R: Les digo: “¿Cómo te enfrentas a este problema? ¿Qué se te ocurre?”. Eso es mucho más difícil que transmitir conocimiento. Enseñar conocimiento es muy fácil pues basta con que les leas tus papeles en clase. Pero, créame: no es nada fácil enseñar cómo pensar. Los profesores no están preparados para eso, pero es muy importante
P: ¿Y las consecuencias buenas de la tecnología?
R: A escala global, vamos a ser más ricos, con mejores servicios sanitarios, vamos a vivir más… Piense en los motores de búsqueda, los GPS de Waze, internet en general. Vamos a tener mejor tecnología que nos va a ayudar a combatir el envejecimiento y va a lograr el incremento de la riqueza en general. Pero habrá consecuencias con las que vamos a tener que lidiar: una de ellas es que se va a incrementar la desigualdad. Tanto dentro de los países, como entre países. Dentro de los países porque habrá una mayor demanda de las personas preparadas. Y entre los países, porque el talento se mueve de un país a otro. Eso es algo preocupante. Si se fija en las grandes nuevas firmas -Google, Apple, Microsoft-, todas ellas son inmensamente ricas, y con empleados ricos: el salario medio en Facebook es de dos millones de dólares al año. Y están todas en EEUU. Los que inventan cosas en otros países, hablan inglés y son globales. El peligro es que toda esa creatividad e innovación vaya a irse a unos pocos países.
P: ¿Ha recibido presiones de partidos o instituciones para alistarse?
R: Tengo claro que no voy a entrar en eso. En las elecciones de Francia suscribí una carta contra el populismo [se refiere contra Marine Le Pen]. Pero quiero permanecer aparte de la política, sea de derechas o izquierdas [Tirole no quiso hablar del programa de Macron]. Puedo dar consejos de forma privada, pero no apoyarles. Eso lo digo en el libro: no quiero ser alguien que apoye a algo. Sólo hablo de economía. Mi papel consiste en explicar. Es difícil porque si usted habla de economía, y si la derecha o la izquierda no están de acuerdo, eso significa que usted está a favor de ciertos políticos. Yo no participo en actos. Tengo mis valores como cualquier otro. Soy un economista y quiero permanecer en ese puesto.
P: ¿E independiente?
R: Independiente. Porque eso te da más poder.
P: Creo haber entendido en su libro que los desarrolladores hacen programas de códigos abiertos, porque son unos egoístas ya que, en el fondo, lo hacen para ser conocidos y ser contratados.
R: No me refiero a que sean egoístas de esa forma, sino que responden a incentivos. Muchos son verdaderamente generosos y quieren trabajar para el bien común. El otro incentivo es que sobresalen, porque al final esos programadores que ceden sus códigos son buenos programadores y al final son contratados en empresas como Google o Microsoft. Ese es el altruismo al que me refiero. Y por último, la imagen. Todos queremos ser vistos por los demás como buena gente, generosos, inteligentes… Todos reaccionamos a incentivos.

Jean Tirole

En 2014 le concedieron el nobel de economía

Estado civil: casado con Nathalie y padre de tres hijos

Edad: 63 años

Lugar de nacimiento: Troyes (francia)

Libro: ‘Pensar rápido, pensar despacio’, de Daniel Kahneman (editorial Debate).

Película: ‘La Loi du marché’ (La ley del mercado), de Stéphane Brizé

Proyecto de vida: divulgar economía

Ajuste Fiscal Post Crisis

La crisis financiera que comenzó en el verano de 2007, y se transformó en una aguda crisis económica mundial en el otoño de 2008, provocó una respuesta política masiva. Los gobiernos y los bancos centrales se embarcaron en estímulos monetarios y fiscales discrecionales. Tradicionalmente, el debate sobre política fiscal versus política monetaria se centró en la efectividad relativa de estos instrumentos. Sin embargo, otra cuestión importante, aunque menos debatida, es la capacidad que tienen los gobiernos de retrotraer el incremento del gasto público una vez finalizada la crisis. Esto es, una vez que las economías se recuperan, ¿se observan bajas importantes en el gasto real, o más bien este ajusta gradualmente su peso en la economía al nivel de pre-crisis como resultado de la recuperación económica?

En esta entrada voy a analizar, en forma descriptiva, la evolución del gasto real, su peso sobre el producto, la presión tributaria, el déficit fiscal y la deuda pública en relación al producto para un conjunto de países de la OECD durante la crisis de 2008 y los años posteriores.

Consideremos primero el caso de Estados Unidos. En cada caso estudiado presentamos las siguientes series: El panel izquierdo superior muestra el PBI real; el panel izquierdo inferior muestra el gasto público real; el panel derecho superior muestra el gasto en relación al producto, la presión tributaria (eje izquierdo) y el déficit fiscal en relación al producto (eje derecho). Finalmente, el panel derecho inferior muestra la deuda del gobierno en relación al producto bruto interno.

Figura 1: Estados Unidos

Para Estados Unidos, se ve claramente que la economía se desacelera en 2008 y se contrae en 2009, para retomar luego su trayectoria de crecimiento. Entre 2007 y 2009, el gasto real crece fuertemente, y desde 2010 baja muy suavemente. En el panel derecho superior, vemos que el gasto sobre el producto crece fuerte en los años de recesión y crisis, para volver a bajar, gradual, pero significativamente desde entonces. Esto es, el peso del gasto en la economía baja post-crisis principalmente como resultado del crecimiento y no de retrotraer fuertemente el gasto real total. Durante la crisis, también cae fuertemente la presión tributaria. La combinación de estos dos fenómenos da como resultado un incremento muy fuerte del déficit fiscal, y de la deuda del gobierno en relación al producto (panel derecho inferior). Vemos, también, que gradualmente se recupera la presión tributaria y el déficit fiscal vuelve a bajar, aunque en 2014 aún era mayor al nivel que tenía pre-crisis. La deuda, sin embargo, todavía no ha comenzado a bajar como resultado de la recuperación económica.

La Figura 2 muestra exactamente el mismo patrón de comportamiento para todas estas series en los Países Bajos. Lo mismo se observa en las Figuras 3 a 6 para el Reino Unido, Austria, Alemania y Dinamarca.

Figura 2: Países Bajos


 Figura 3: Reino Unido

Figura 4: Austria

Figura 5: Alemania

Figura 6: Dinamarca

El caso de Francia es un tanto diferente pues la suba del gasto real durante la crisis no es tan fuerte, aunque luego continúa creciendo hasta 2014 inclusive. La suba del gasto en relación al producto durante la crisis sí es significativa; observamos también que luego de la crisis el gasto se mantiene elevado y aún no muestra una tendencia decreciente. El déficit fiscal en relación al producto se recupera parcialmente gracias a una suba pronunciada de la presión tributaria a partir de 2010.

Figura 7: Francia

España, a su vez, también muestra una diferencia: Hasta 2014, su economía no se había recuperado de la crisis, y por lo tanto, el gasto sobre el producto, incluso en 2014, se mantenía en los niveles alcanzados en 2009.

Figura 8: España

 

En conclusión, entonces, vemos que, en términos generales, las economías respondieron a la crisis de 2008 aumentando el gasto público real significativamente, y siempre incrementaron el gasto en relación al producto, y el déficit fiscal. Luego, gradualmente, mantuvieron o bajaron solo muy levemente el nivel de gasto real, pero cuando crecieron, bajaron significativamente el gasto sobre el producto y el déficit fiscal. El gasto público parece entonces bastante persistente, y esto debe ser tenido en cuenta cuando se evalúa la conveniencia de utilizar el nivel de gasto público como política de estabilización.

***

Nota del editor: Sebastian Galiani es Secretario de Política Económica de la Nación Argentina.

Francisco D'Agostino

Delaware recompensa la innovación

Si su empresa de Delaware se dedica a la investigación y desarrollo, usted es elegible para uno de los programas de crédito tributario de I+D más generosos del país.

A partir del 1 de enero de 2017, compañías de Delaware que califican para crédito tributario federal de investigación y desarrollo también son elegibles para el crédito fiscal de I + D mejorado del Estado. Conforme a la nueva ley, recibirá un reembolso de impuestos si la porción de su crédito federal de I + D de Delaware R & D excede su obligación tributaria de Delaware. Además, ya no existe un límite de gasto anual establecido por el Estado, por lo que su empresa recibe el monto total del crédito elegible.

El nuevo programa demuestra el compromiso de Delaware de desarrollar una economía centrada en los innovadores de vanguardia, y proporcionar el apoye las necesidades de su negocio para crecer y tener éxito.

“El nuevo y expansivo crédito tributario de I + D está diseñado para llevar empresas innovadoras a Delaware para que hagan su I & D aquí, especialmente pequeñas y medianas empresas con ingresos de menos de $ 20 millones “, Explica Rick Geisenberger, Secretario de Finanzas de Delaware.

“Reconocemos la importancia de estas empresas de vanguardia para la economía de Delaware, y hemos creado esta legislación para proporcionar el apoyo que necesitan para competir”.

Proceso sencillo, rendimiento significativo

¿Cómo funciona? ¿nuevo trabajo de crédito fiscal de I + D? Los criterios para el crédito reflejan el crédito tributario federal de I + D, sin requisitos adicionales. Cualquier compañía que califica para el crédito federal y lleva a cabo I + D en Delaware automáticamente califica para el crédito fiscal de Delaware.

El crédito de Delaware es el 50 por ciento del crédito federal correspondiente. Eso significa que si su empresa es elegible para un crédito tributario federal de I + D de $ 100,000, usted es elegible para un crédito fiscal de $ 50,000 en Delaware, siempre que toda su actividad de I + D se realice aquí en el estado.

Además, el crédito fiscal es reintegrable. Por lo tanto, si el crédito fiscal de I + D de Delaware de su empresa excede su obligación tributaria de Delaware, recibirá un reembolso del Estado por la diferencia.

Oportunidades excepcionales para pequeñas empresas

Si su negocio genera ingresos brutos anuales de menos de $ 20 millones, el nuevo crédito le brinda una oportunidad excepcional para optimizar la inversión en I + D. Su empresa recibe el 100 por ciento (en lugar del 50 por ciento) del crédito federal correspondiente. Además, según la nueva ley, puede aplicar el crédito tributario para recibir un reembolso incluso si no tiene ingresos.

En el pasado, las compañías que todavía no obtenían ganancias no solían solicitar el crédito federal de I + D, porque tenían ninguna obligación tributaria federal y el crédito federal no es reembolsable. Con el cambio a la política de crédito fiscal de I + D de Delaware, tiene una razón para solicitar el crédito, porque puede obtener un reembolso de su inversión en I + D en forma de un reembolso fiscal estatal.

Este es un ejemplo de cómo su empresa puede beneficiarse del nuevo programa de crédito fiscal:

  • Tiene ingresos brutos anuales de menos de $ 20 millones.
  • Califica para un crédito tributario de Delaware de $ 100,000 en actividades elegibles de I + D de Delaware .
  • No genera ganancias, por lo que no debe impuestos federales o estatales.
  • Presenta su declaración de impuestos de Delaware y adjunta el formulario de Delaware 2070AC completado y el formulario federal 6765
  • . Obtiene $ 100,000. cheque de reembolso del estado.

“Los ahorros no solo son esenciales para alimentar la innovación, los créditos también pueden ayudar a las empresas a atraer inversores y aumentar su valor general”.

Azarga Uranium anuncia cambios su administración

Se espera que ciertos miembros de la Compañía (los “Insiders de Compras”) adquieran Unidades de conformidad con el Financiamiento. Conforme al Instrumento Multilateral 61-101 – Protección de Titulares de Valores Minoritarios en Transacciones Especiales (“MI 61-101”), una compra por los Insiders de Compras sería una “transacción con partes relacionadas”. La Compañía está exenta de los requisitos para obtener una valuación formal o la aprobación de accionistas minoritarios en relación con el Financiamiento en dependencia de las secciones 5.5 (a) y 5.7 (a), respectivamente, de MI 61-101, ya que ni el valor justo de mercado de los valores recibidos por dichas partes ni los ingresos por tales valores recibidos por la Compañía exceden el 25% de la capitalización bursátil de la Compañía calculada de acuerdo con MI 61-101.

Además, se espera que un miembro de la Compañía venda 1,000,000 acciones comunes negociables de la Compañía a un tercero independiente y suscribirse para 1,000,000 Unidades en el Financiamiento (la “Transacción”). La emisión de Warrants a la información privilegiada perteneciente a la Transacción estará sujeta a la aprobación desinteresada de los accionistas, además de la aprobación de la TSX.

Acerca de Azarga Uranium Corp.

Azarga Uranium es una compañía integrada de exploración y desarrollo de uranio que controla seis proyectos de uranio, depósitos y prospectos en los Estados Unidos de América (Dakota del Sur, Wyoming y Colorado) y la República Kirguisa. El proyecto de uranio de recuperación in situ Dewey Burdock en Dakota del Sur (el “Proyecto Dewey Burdock”), que es la prioridad de desarrollo inicial de la compañía, recibió su Licencia de Comisión Regulatoria Nuclear y el Proyecto de Control de Inyección Subterránea Clase III y Clase V (“UIC”) ) permisos de la Agencia de Protección Ambiental (“EPA”) y la Compañía está en proceso de completar otras aprobaciones de permisos reguladores necesarios para la construcción del Proyecto Dewey Burdock, incluyendo los permisos finales Clase III y Clase UIC de la EPA.

Este comunicado de prensa no constituye una oferta de venta o una solicitud de una oferta para comprar cualquiera de los valores en los Estados Unidos. Los valores no han sido ni serán registrados bajo la Ley de Valores de los Estados Unidos de 1933, según enmendada (la “Ley de Valores de los EE. UU.”) Ni ninguna ley estatal de valores, y no podrán ofrecerse o venderse dentro de los Estados Unidos o a registrada bajo la US Securities Act y las leyes de valores estatales aplicables o una exención de dicho registro está disponible.

Ciertas declaraciones en este comunicado de prensa son declaraciones prospectivas, que reflejan las expectativas de la gerencia con respecto a su divulgación y enmiendas a la misma. Las declaraciones prospectivas consisten en declaraciones que no son puramente históricas, incluidas declaraciones sobre creencias, planes, expectativas o intenciones con respecto al futuro. Dichas declaraciones pueden incluir, entre otras, declaraciones con respecto a los esfuerzos continuos de la Compañía para obtener todas las autorizaciones reglamentarias más importantes necesarias para la construcción del Proyecto Dewey Burdock, incluyendo los permisos finales Clase III y Clase UIC de la EPA, la capacidad de la Compañía para recaudar $ 750,000 del Financiamiento, el uso de los fondos del Financiamiento, la capacidad de la Compañía para obtener la aprobación del Financiamiento del TSX, los honorarios del buscador a pagar en una porción del Financiamiento, los Ejecutivos de Compras que participan en el Financiamiento y el Transacción que se está ejecutando. Dichas declaraciones están sujetas a riesgos e incertidumbres que pueden causar que los resultados, el desempeño o los desarrollos reales difieran materialmente de los contenidos en las declaraciones.

No se puede garantizar que se produzca alguno de los eventos anticipados por las declaraciones prospectivas o, en caso de que ocurran, los beneficios que la Compañía obtendrá de ellos. Estas declaraciones prospectivas reflejan los puntos de vista actuales de la administración y se basan en ciertas expectativas, estimaciones y suposiciones, que pueden ser incorrectas.

Estas declaraciones prospectivas se realizan a partir de la fecha de este comunicado de prensa y, salvo lo requerido por las leyes de valores aplicables, la Compañía no asume ninguna obligación de actualizar estas declaraciones prospectivas, ni de actualizar las razones por las que los resultados reales difieren de los proyectados. en las declaraciones prospectivas. Información adicional sobre estos y otros supuestos, riesgos e incertidumbres se establecen en la sección “Riesgos e incertidumbres” en los MD & A más recientes de la compañía presentados a los reguladores de seguridad canadienses.

Francisco D'Agostino

Go Global en viaje de negocios

¿Sabía que Singapur y Malasia se encuentran entre los lugares más fáciles para hacer negocios en el mundo? ¡La cultura empresarial de ambos países es sofisticada y hablan inglés!

El equipo de Global Delaware se dirige a Singapur y Malasia en abril, ¡y lo invitamos a unirse a nosotros! Los viajes de negocios internacionales con Global Delaware brindan una excelente oportunidad para reunirse cara a cara con distribuidores y clientes potenciales, todo con la asistencia de experimentados expertos en comercio global.

La reunión con posibles clientes cara a cara es fundamental para establecer nuevos relaciones comerciales en todo el mundo. Permítanos ayudarle a hacer los contactos correctos en el sudeste asiático y lograr nuevas ventas de exportación!

Singapur tiene uno de los acuerdos de libre comercio más exitosos que se haya registrado, y el costo de importación es muy bajo en comparación con otros países. Esto le da a las compañías y productos de Delaware una ventaja competitiva. Existen grandes oportunidades para las empresas que ofrecen equipos ambientales y automatización industrial. La industria de la salud tiene una gran demanda de dispositivos médicos, equipos de laboratorio y científicos, investigación médica y servicios educativos.

Información rápida sobre la industria de la salud en Singapur:

  • Singapur es conocido por tener el mejor sistema de salud en Asia.
  • 8 de las 10 principales compañías farmacéuticas del mundo tienen operaciones en Singapur.
  • La nación es el hogar de la las dos mejores universidades de Asia y 7.000 investigadores y 50 empresas de I + D.

¿Por qué Malasia?

En Malasia, la demanda de productos y recursos de refinería / petroquímica está en aumento. Además, la industria de la salud está creciendo rápidamente, específicamente en los mercados de dispositivos médicos y farmacéuticos. La industria farmacéutica por sí sola está creciendo un 8-10% anual. La producción farmacéutica genérica representa el 30% de la demanda de productos nacionales. Además, la nación se está convirtiendo rápidamente en la base mundial de productos farmacéuticos halal.

En 2015, las importaciones de dispositivos médicos de los EE. UU. Sumaron $ 5.3 mil millones, lo que representa el 20.8% del mercado de importación. El gobierno de Malasia prevé un alto crecimiento para dispositivos médicos y productos relacionados en su plan estratégico hasta 2020.

Detalles y costo del viaje:

Global Delaware se compromete a proporcionar a las pequeñas y medianas empresas del estado un viaje de negocios exitoso.

Su participación en el viaje incluye:

  • Asistencia del representante comercial del Estado de Delaware, Sarath Menon en el país y el equipo Global Delaware.
  • Traducción de presentaciones de ventas y materiales (si necesario) y transporte e intérpretes dentro del país en el viaje.
  • Sesión de preparación, información en el país y apoyo de seguimiento después del viaje.

“Estos viajes con Global Delaware pueden ser verdaderos cambiadores de juego. Cada viaje que hemos realizado nos ha proporcionado clientes potenciales, tanto clientes directos como asociaciones de distribución, y nos ha llevado a nuevos negocios en el extranjero “

– Tom Zawislak, B & W Tek

Aunque estos servicios son proporcionados por el Estado están valorados en $ 6,500 por compañía, son financiados por la SBA y el Estado de Delaware, sin costo alguno para las compañías participantes.

Una porción de los gastos de viaje puede incluso cubrirse con STEP Grant, un programa de la SBA que reembolsará hasta el 50 por ciento de todos los gastos de comercialización de exportación elegibles previamente y aprobados (hasta un máximo de $ 5,000).

Francisco D’Agostino : ¿Qué es Economía?

Francisco D’Agostino

“Economía” a menudo se llama la ciencia dismal – que estudia el trade-offs entre tomar decisiones. El propósito de la economía es mirar los diferentes incentivos, activos y opciones que enfrentan las personas, las empresas, las escuelas y los gobiernos, y ver si hay alguna manera de mejorar los resultados.

Esto se hace mirando cómo la oferta y la demanda están relacionadas en toda la economía, explorando diferentes métodos de asignación e investigando cómo cambiar (y qué impactos hay de cambiar) la distribución de la riqueza.

Examen de costos y beneficios

El problema central en toda economía es explorar los diferentes costos y beneficios de las elecciones hechas por todos en una economía. Esto no es sólo el costo en dólares de una acción, sino también lo que se renuncia.

Cada vez que se construye un camino en un lugar, eso significa que no hay suficientes recursos para construirlo en otro lugar, por lo que los gobiernos deben planificar cuidadosamente la construcción para asegurarse de que cada proyecto obtenga el mayor beneficio posible dadas todas las alternativas disponibles. Del mismo modo, si una escuela decide construir un nuevo laboratorio de computación, no pueden usar ese dinero para contratar a un nuevo maestro, hacer renovaciones en las aulas o mejorar el menú del almuerzo escolar.

Cada opción hecha es un acto de equilibrio – tratando de asegurarse de que el beneficio que obtiene de una acción es mayor que el beneficio que obtendría de cualquier otra alternativa.

Oferta y demanda en toda la economía

En una escala más grande, cuando hay muchas personas que toman el mismo tipo de decisiones al mismo tiempo, la economía en su conjunto también necesita equilibrar las opciones de todos. Así es como aparecen “Oferta” y “Demanda”, y cómo se determinan los precios, afirma Francisco D’Agostino

Para más ejemplos sobre cómo se determinan los precios a través de la oferta y la demanda, lea nuestro artículo completo sobre la oferta y los ejemplos de demanda en el mercado de valores.

Oferta y Demanda se denominan “Fuerzas de Mercado”, grandes tendencias que resultan en un resultado de mercado u otro (como el precio de un bien, y cuánta contaminación se produce en la producción de esos bienes). Cuando la oferta y la demanda dan lugar a que un determinado número de bienes se produzcan y vendan a un precio determinado, se denomina “Resultado del Mercado”.

Controles de precios

Incluso en un sistema normal de oferta y demanda, el gobierno puede establecer controles de precios si una sociedad no está satisfecha con la asignación pura de precios de mercado. Esto puede ser cosas como la adición de impuestos adicionales para aumentar el precio, dando subsidios para disminuir el precio, o diciendo a los vendedores que no pueden vender un bien o servicio por encima o por debajo de ciertos precios, asegura Francisco D’Agostino

Francisco D’Agostino

COMPRAR Y SOSTENER INVERSIÓN: LAS VENTAJAS Y DESVENTAJAS

Una estrategia Buy and Hold es una estrategia tradicional de inversión a largo plazo de comprar una acción durante mucho tiempo y mantenerla durante un período de tiempo indefinido, usualmente 3-5 años.

Esta estrategia clásica se asocia con un estilo de gestión de la inversión de abajo hacia arriba, donde el analista de cartera utiliza los estados financieros para pronosticar el crecimiento de las ganancias y compra el stock a largo plazo, anticipando el crecimiento y por lo tanto la apreciación del precio del stock durante un período de tiempo.

Las estrategias de compra y retención son más frecuentemente estrategias utilizadas con cuentas registradas no tributables, como un 401k o IRA, donde el gerente se limita a posiciones largas y no tiene la capacidad de usar derivados o vender acciones cortas.

Por ejemplo, después de una extensa investigación y la debida diligencia, un gestor de cartera se entera de que una nueva compañía de pequeña capitalización, Stock Group, tiene algunas ganancias y se espera que sea un líder en su industria. El gestor de cartera decide que esta es una gran inversión potencial y ve un buen crecimiento para la empresa a largo plazo. Después de analizar sus modelos de valoración, el gerente cree que el Grupo de Acciones está muy infravalorado y que con un crecimiento en los ingresos y ganancias durante los próximos 3 años, el precio de la acción se apreciará muy rápidamente. Decide comprar la acción hoy y mantenerla por el término de 3 años, a menos que ocurran algunos acontecimientos imprevistos, y venda con una ganancia objetivo del 300% (triplicando el dinero del cliente).

Las Ventajas de la Estrategia Buy and Hold

Una de las mejores razones para ir a comprar y mantener la estrategia de inversión es que funciona. Tome las existencias de Apple por ejemplo. Si compró 100 acciones de su acción a su precio de cierre de 17,70 dólares por acción en enero de 2008 y se mantuvo hasta julio de 2016, el precio habrá aumentado a 95,37 dólares por acción. Eso es una ganancia enorme de 442.20% en sólo 8 años. Eso significa que su inversión inicial de sólo 1.770 dólares en 2008 habría crecido a 9.597 dólares simplemente por la compra y la celebración de Apple.

Otra ventaja de esta estrategia es que es fácil. Todo lo que tienes que hacer es comprar la acción y eso es todo. Es tan pasiva como cualquier inversión pasiva puede conseguir. Después de comprar, simplemente vivir su vida y esperar a que sus inversiones para crecer!

Otra ventaja de esta estrategia es que usted está ahorrado de una gran cantidad de preocupación que viene con las acciones de comercio activamente. La ansiedad comercial es real, y proviene de la volatilidad a corto plazo de los precios de las acciones. Cuando activamente acciones de comercio, tiene que realmente estar en la parte superior de los movimientos de su cartera de precios para que pueda optimizar el tiempo de sus operaciones. Con una estrategia de comprar y mantener, puede disfrutar de la tranquilidad de la mente porque invertir a largo plazo le permite salir de tormentas temporales en los movimientos de precios de las acciones cuando suceden.

Francisco D’Agostino

¿NECESITO UN CONSEJERO FINANCIERO?

Es crucial poder hablar cómodamente con su asesor acerca de sus metas, necesidades y diferentes productos para poder tomar las mejores decisiones posibles. Porque al final del día – si usted decide manejar sus finanzas usted mismo o utilizar un especialista – nuestra misión en Wall Street Survivor es darle las herramientas para entender los fundamentos (y más allá).

Entonces, ¿cómo un asesor financiero agregar valor a su vida?

Un buen asesor financiero le hace cuestionar sus metas financieras y puede abordar algunas de las preguntas que le hacemos al final de esta sección.

Un buen asesor también le ayudará a lograr sus metas financieras, manteniendo su tolerancia al riesgo y el horizonte de tiempo en mente. Y hacen todo esto gratis.

Espera, ¿dijiste que los asesores financieros trabajan gratis?

Bueno, no, no exactamente. Los asesores financieros ganan una comisión cuando usted compra inversiones (principalmente fondos mutuos) de ellos. La tasa de comisión se basa en un porcentaje de su inversión, por lo que debe utilizar su discreción al elegir cuánto invertir. Ver todas las recomendaciones de inversión muy, muy de cerca.

Volver a nuestras Preguntas Principales: ¿Necesito un Asesor Financiero?

asesor financiero

Aquí hay 3 señales de que probablemente podría beneficiarse de un asesor financiero:

1. Usted está constantemente en descubierto

¿Es usted un gastador espontáneo? ¿Su cuenta bancaria muestra un saldo negativo aunque tenga un trabajo estable? Este es el mejor momento para ver a un asesor financiero, que le ayudará a crear un presupuesto manejable que le ayuda a pagar su deuda o invertir en consecuencia.

Estar en un estado constante de sobregiro es la señal más grande de que sus finanzas personales necesitan ayuda, especialmente si usted tiene una fuente estable de ingresos. Sería inútil negar su necesidad de ayuda cuando gasta constantemente más de lo que gana. Si esto se ha convertido en la norma en lugar de la excepción, los conocimientos de un asesor financiero sería útil.

Cuando se trata de aprender cómo arreglar y fortalecer su presupuesto personal con el fin de salir de un estado constante de sobregiro, un asesor financiero es su aliado más grande.

2. El caso del saldo reaparecido de la tarjeta de crédito

¿Usted se pregunta porqué su equilibrio de la tarjeta de crédito nunca parece moverse? O lo que es peor, se eleva cada mes? Hasta que entienda las consecuencias de componer el interés, usted puede ser plagado de interminables saldos de tarjetas de crédito. Puede consultar con un asesor financiero para enseñarle sobre la gestión de la deuda, y tal vez la consolidación de deudas. Incluso puede obtener un nuevo préstamo con una tasa de interés más baja para pagar sus otros préstamos con tasas de interés más altas.

La capacidad de entender la matemática de interés compuesto es algo que los asesores financieros poseen en cantidades abundantes. Debido a su dominio de las matemáticas detrás de sus saldos de tarjetas de crédito, contratar los servicios de uno le permitirá llegar a las mejores tácticas posibles para la negociación de una reestructuración de sus deudas de tarjetas de crédito.

Piense en los asesores financieros como sus “abogados” financieros o consejos que pueden ayudarle a llegar a una reestructuración mutuamente beneficiosa de sus saldos de tarjetas de crédito. Esto puede ayudarle finalmente a retirarse o erradicar ese pesky saldo de tarjeta de crédito.

3. Ahorrar en tu mente

Ahorrando en tu mente

¿Sueñas con tener un coche? ¿Una casa? Enviando a sus hijos a la universidad? Estas cosas no se materializan de la nada. Vienen de ahorrar dinero. Un asesor financiero trabajará con usted para crear un horario donde usted puede hacerse cargo de sus gastos y ahorrar en consecuencia para lograr lo que sea que usted sueña.

El plan de ahorro que un planificador financiero puede preparar para usted es uno que es realista. Así que finalmente puede tomar sus ahorros de sueño de la mente en el papel. Es fácil caer en la falacia que dice lo que su mente puede concebir que puede lograr. Cuando viene con un plan de ahorros por su cuenta, el riesgo es alto que está predispuesto a ser demasiado optimista. Debido a que los asesores financieros están separados de sus finanzas personales, pueden mirar su situación de manera objetiva y preparar un plan de ahorro financieramente realista para sus metas financieras.

Aquí hay preguntas para pedir un asesor financiero

Lista de comprobación de preguntas

Busque un buen asesor financiero. Llegará un momento en el que estará confiando en esta persona para consejo como un miembro de la familia. Pensar en:

¿Me hizo las preguntas correctas sobre lo que quiero?
¿Me escuchó y me ofreció respuestas basadas en lo que estaba hablando?
¿Inmediatamente empezó a hablar de fondos mutuos incluso antes de hablar de ahorros?
¿Estaba impaciente por terminar la entrevista?
¿Quería que firmara documentos de inmediato?
¿Ella ofreció algún tipo de consejo relevante para empezar?
¿Era demasiado agresiva?
Tres pasos para prepararte para preguntas para pedir un asesor financiero

¿INVERTIR EN LA ENERGÍA RENOVABLE TIENE VALOR?

Las fuentes de energía renovable están a punto de tomar la parte global de las fuentes de energía en el futuro. Según el informe de REN21 de 2016, las renovables representan casi el 20% del consumo mundial de energía. Para el año 2030, se espera que las fuentes de energía renovable crezcan a más del 60% de la cuota de mercado, totalizando 5.579 gigavatios de capacidad de nueva generación. En ese lapso de tiempo, la proporción de combustibles fósiles caerá un 20% de su participación de más del 70% en la actualidad.

Hay mucho dinero en esta área. En 2015, la inversión global total en energía renovable y combustibles fue de $ 285 mil millones de dólares. Algunos países están por delante de otros ya, con Alemania siendo un ejemplo particularmente orientado a la tendencia. El sector de energía renovable de Alemania contribuyó a un poco menos del 3% del consumo total de energía en 2000. Hoy ese número se ha cuadruplicado hasta el 12%.

Un desarrollo interesante será la adopción de redes solares en los mercados emergentes. En muchos de estos países, hay una escasez de infraestructura de energía confiable para satisfacer las viejas necesidades de energía. Barato, fácil de instalar en la azotea redes solares se utilizan con frecuencia en estos mercados. Se calcula que en América Latina 102 gigavatios de paneles solares encontrarán viviendas para 2030. El aumento de los costos de importación de gas natural en Asia debería llevar a que más países asiáticos adopten este método también.

Ivestig2

¿Dónde invertir?

Hay algunas maneras en las que puede invertir en acciones de energía renovable:

La primera es la grande: General Electric. Son pesados ​​en las energías renovables y el nuevo equipo de la energía. También todavía tienen grandes tenencias de energía vieja, por lo que está cubriendo sus apuestas un poco. En 2016 GE generó un récord de $ 9 mil millones de su segmento de energía renovable frente a $ 12,9 mil millones de petróleo y gas.

También puede mirar hacia arriba y próximos las reservas de energía renovable de las empresas que se centran exclusivamente en el sector. Tesla viene a la mente. Tesla realmente está empezando a estallar en costuras en términos de su cuota de mercado. Está empezando a competir con muchas empresas de fabricación de automóviles viejas. La desventaja, a diferencia de GE, por ejemplo, es que si hay una burbuja de energía verde y estalla, Tesla podría bajar el desagüe muy rápidamente.

Ivestig3

Los ETF son también una buena manera de invertir y aún así cubrir sus apuestas sobre las energías renovables. El ETF PowerShares WilderHill Clean Energy le permite invertir en más de 57 empresas de energía verde. A partir de ahora, este ETF está perdiendo alrededor del 7% al año, y en comparación con el S & P 500, que es de alrededor del 8% por año, no suena muy atractivo. Llegar a este punto bajo, sin embargo, con el conocimiento de cuánto gasto de energía renovable está en el horizonte podría ser un gran juego.